ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Sobre el Partido - Tendencia Comunista Internacionalista

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Admin
Admin


Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 29/10/2010

MensajeTema: c. Leons   Miér Mar 30, 2011 9:25 am

De: Leons comunista (comunismo1848@hotmail.com) – Compañero Leons, no es militante de ninguna organización formalmente, pero se reclama del marxismo y de la tradición de la Izquierda Comunista.

Estimados compañeros, el debate sobre el partido y la consciencia de clase, que se ha estado desarrollando hace algunas semanas, de seguro que no solo será fructífero en el plazo inmediato para nosotros mismos en tanto comunistas, sino también a mediano plazo en tanto clase unitaria. A pesar de la debilidad numérica que podamos representar hoy en día respecto a nuestros demás hermanos de clase que actualmente se baten, aunque espontánea, pero instintiva, honesta y apasionadamente contra el capital y sus esbirros en todo el mundo; a pesar de las divergencias relativas pero necesarias de esclarecimiento que podamos tener entre nosotros mismos y; en fin, a pesar de que el camino es largo y difícil, pero verdaderamente liberador y apasionante, hacia nuestra emancipación universal de las cadenas del capital. Hemos seguido adelante en éste debate y de seguro que seguiremos en otros que irán naciendo mañana. Esto es prueba y muestra de que una parte del proletariado (nosotros) ya avanza decididamente hacia una nueva toma de consciencia revolucionaria, y es aun más gratificante y prometedor saber que esta nueva toma de consciencia histórica de la clase, hoy ya no se desarrolla con exclusividad en los países del centro capitalista, sino también, y en mayor medida, en los países de la periferia en general. Por primera vez en la historia van creándose, pues, poco a poco, las condiciones subjetivas para que la futura onda revolucionaria comunista no venga ya solo de la vieja Europa donde aparecimos y aprendimos a luchar por primera vez en la historia, sino desde indistintos puntos del mundo donde hoy nos encontramos atados a las cadenas del trabajo asalariado. Por primera vez en la historia, parece que el fantasma del comunismo y la marea de su fuego rojo revolucionario se encenderá, recorrerá y extenderá por todo el mundo desde ambas orillas del pacifico y del atlántico.

En esta oportunidad, y en vistas de que se señalo muchos aspectos teóricos sobre el partido y la consciencia revolucionaria de la clase por varios camaradas, quería señalar lo siguiente:

Una vez Marx, en su “El dieciocho brumario de Luis Bonaparte” escribió que: “Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidos por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado.” Luego y refiriéndose concretamente a las revoluciones proletarias del siglo XIX decía que: “La revolución social del siglo XIX no puede sacar su poesía del pasado, sino solamente del porvenir. No puede comenzar su propia tarea antes de despojarse de toda veneración supersticiosa por el pasado. Las anteriores revoluciones necesitaban remontarse a los recuerdos de la historia universal para aturdirse acerca de su propio contenido. La revolución del siglo XIX debe dejar que los muertos entierren a sus muertos, para cobrar conciencia de su propio contenido. Allí, la frase desbordaba el contenido; aquí, el contenido desborda la frase.” He aquí una lección histórica que no debemos olvidar nunca si queremos preparar las condiciones subjetivas para que mañana podamos reanudar CONSCIENTE y EFECTIVAMENTE la lucha revolucionaria del proletariado a escala planetaria: Dejar a los muertos que entierren a sus muertos para que podamos comenzar a recobrar nuestra consciencia histórica revolucionaria de clase y preparar el porvenir. Y esta postura no solo ha de ser valedera para con los mitos de la derecha del capital (“propiedad privada”, “libre mercado”, “democracia”, etc.), sino también para todos aquellos mitos que engendro la izquierda del capital (“socialismo en un solo país”, “gobierno obrero”, “frente unido y/o popular”, etc.) Debemos concentrarnos, a través del debate, en nuestras tendencias y acciones programáticas generales y, dejar en paz (por el momento y solo por el momento) a los cadáveres políticos andantes para que acompañen y se entierren junto a sus faraones con canticos y gritos filisteamente adoloridos como: "si se me ordena cortar la cabeza de un europeo y me niego a hacerlo, el juramento me matará.” Los proletarios en general, y los comunistas en particular, para reanudar efectivamente nuestra lucha revolucionaria, postergada por casi noventa años, debemos concentrarnos, a través del debate y sin temor a poder contradecirnos, para desarrollar las lecciones que nuestros hermanos y camaradas del pasado nos legaron y, comenzar a poner fin de ese modo al letargo histórico de insurrección en el que aun nos encontramos. Será pues la fuerza de la acción comunista coordinada, en torno a un programa esclarecido, la que mañana derrite el yelmo de las ideas contrarrevolucionarias (Estalinismo, Trotskismo, Maoísmo, Chavismo, etc.) que parasitan en el seno de la clase obrera y con las que aun hoy el capital cubre ojos, oídos y bocas de muchos hermanos proletarios.

El debate sobre el partido y la consciencia de clase ha sido enriquecedor en muchos aspectos. Se han planteado puntos importantes como el proletariado en si y para si, el proletariado como clase histórica, etc. Sin embargo, en esta oportunidad quería céntrame en el instinto y consciencia de la clase y su relación con el llamado ser “en si” y “para si” del proletariado.

En ese entender, la posición sobre el ser “en si” así como del ser “para si” del proletariado que plantean los camaradas de la TCI no me parece que sea la más correcta, ya que identifican a al “ser en si” del proletariado, es decir, a la esencia revolucionaria de su ser, como una manifestación de su “ser para sí”, o sea, como una manifestación de su ser cuando es consciente. Así también, no hace una distinción clara entre la consciencia comunista propiamente dicha y el partido, sino que los tiende a comprende como si se tratara de lo mismo: “En primer lugar debemos aclarar el concepto de conciencia revolucionaria o comunista. El término se refiere no sólo al significado de clase "en sí" que es la clase obrera frente a la burguesía, es decir, no sólo el reconocimiento por parte del proletariado de la explotación y la necesidad de luchar contra la explotación. Sólo podemos hablar de la conciencia comunista si el proletariado tiene la conciencia política de la situación, los medios de lucha, táctica, estrategia y programa político para superar las condiciones de subordinación impuesta por la burguesía y la forma política determinada por las relaciones capitalistas de producción y distribución, es decir - como lo dice Marx – para ir de clase “en sí” a clase “para sí”.

En este punto los camaradas de la TCI dicen que: “El término se refiere no sólo al significado de clase "en sí" que es… el reconocimiento por parte del proletariado de la explotación y la necesidad de luchar contra la explotación", señalan pues que la clase “en si” es cuando la clase se encuentra en una situación de reconocer “la explotación y la necesidad de luchar contra esa explotación”. De esta forma, los compañeros de la TCI identifican el “momento” o situación de ser “en si” de la clase con una expresión de los que es su ser “para si”, es decir, con una expresión de su consciencia: “reconocimiento por parte del proletariado de la explotación y la necesidad de luchar contra la explotación”. Es decir, si bien es cierto que la lucha del proletariado comienza históricamente con su surgimiento, tal como la liga de los comunistas lo expusieran en su manifiesto de 1848 (escrito por Marx y Engels), hay que aclarar que en los inicios de la lucha histórica del proletariado así como en la mayoría de las actuales luchas que se desarrollaron o desarrollan (por ejemplo en Grecia, Turquía, Europa, Norte de África, etc.) son básicamente de naturaleza espontanea y a lo sumo instintiva desde un punto de vista revolucionario. Estas luchas no son pues CONSCIENTES, sino mas bien INSTINTIVAS, es decir, en las luchas en las que la clase no logra rebasar el estrecho margen de sus luchas inmediatas, a pesar de los intentos a través de su manifestación instintiva revolucionaria o de la presencia en ellas de algunas minorías revolucionarias, ésta (sobreentiéndase a la clase en su conjunto) no llega a reconocer la “explotación” capitalista (extracción de plusvalía) y mucho menos la “necesidad de luchar contra esa explotación” como lo plantean los camaradas de la TCI.

De otro lado, en cuanto al ser “para si” y la consciencia del proletariado los compañeros dicen que: “Sólo podemos hablar de la conciencia comunista si el proletariado tiene la conciencia política de la situación, los medios de lucha, táctica, estrategia y programa político para superar las condiciones de subordinación impuesta por la burguesía” Es evidente que en esta parte los compañeros no describen propiamente la consciencia comunista, a pesar de que esa es su intención, sino más bien lo que es el partido comunista y, para ser exacto, la visión del partido futuro en un momento del desarrollo de la lucha revolucionaria de la clase en su conjunto. Entre el partido, es decir, entre la estructura orgánica que la clase a de darse para su lucha revolucionaria antes y después de la toma de poder por los consejos de trabajadores (dictadura proletaria), y la consciencia comunista propiamente dicha, existe pues una diferencia claramente marcada. La consciencia verdaderamente revolucionaria del proletariado, es decir, la consciencia comunista del proletariado, es la comprensión de la posibilidad y necesidad del comunismo; a su vez, esta comprensión implica todo un desarrollo “cualitativo” y “cuantitativo” en la clase o, usando los términos que usan los compañeros de la CCI y del PCI (Programa comunista), un desarrollo en “profundidad” y “extensión” de la consciencia en la clase. La consciencia comunista no se manifiesta pues con exclusividad en la clase cuando esta tiene “la conciencia política de la situación, los medios de lucha, táctica, estrategia y programa político para superar las condiciones de subordinación impuesta por la burguesía”, ya que si fuera así, como los compañeros de la TCI lo señalan en esta parte de su texto, llegaríamos a la conclusión de que actualmente no existe consciencia comunista alguna en la clase debido a que precisamente no se tiene por ejemplo los “medios de lucha” capaces de “superar las condiciones de subordinación impuesta por la burguesía”, es más, si siguiéramos este camino llegaríamos incluso a concluir que el proletariado, en el presente periodo que se inicio a fines de la década de los 60 en Europa y que tal vez está a punto de cerrarse, no solo no tuvo ni tiene consciencia revolucionaria de clase alguna sino que incluso tampoco tiene instinto revolucionario de clase, tal como lo sostiene erróneamente un grupo de España llamado GPM, y sea dicho de paso en un texto de polémica con la propia TCI (Ex BIPR): “El instinto de clase de los asalariados es esencialmente burgués y, como tal, no puede llegar a ser otra cosa.” (GPM: Polémica con el BPRI: Argentina.- Práctica política espontaneísta y teoría económica estancacionista). Si siguiéramos pues la noción que tienen los compañeros de la TCI, por lo menos en esta parte de este texto suyo en debate, sobre la consciencia de clase, inevitablemente llegaríamos pues a identificar la consciencia revolucionaria con lo que es propiamente el partido, es decir, llegaríamos a no distinguir la consciencia revolucionaria de aquel órgano (partido) que contribuirá de forma determinante a que el proletariado en su conjunto tenga “la conciencia política de la situación, los medios de lucha, táctica, estrategia y programa político para superar las condiciones de subordinación impuesta por la burguesía” y, no solo no llegaríamos a hacer tal indistinción, sino que incluso se corre el riesgo de cometer el despropósito político en el que incurren los compañeros del GPM cuando fomentan la noción de que una minoría iluminada de “científicos sociales” deba elevarse por encima de los “estúpidos” asalariados, en paralelo y competencia con los burócratas de la izquierda del capital que actualmente se encuentran en los partidos seudo obreros y seudo comunistas, para no solo inyectar “la” (su) teoría revolucionaria en la clase desde “fuera” sino de imponerla, tal como lo declaran expresamente en su documento de presentación denominado “¿Que somos?” : “de lo que se trata es de… imponer en el movimiento obrero dos ideas fundamentales, la primera, que un partido verdaderamente revolucionario sólo puede encarnar una teoría: el materialismo histórico, la segunda, limitar el acceso a los proletarios que hayan probado estar dispuestos a asociar su instinto de clase a la vocación de convertirse en eficaces científicos sociales.” Y en estas últimas líneas, en la que no solo se verifica que estos compañeros (GPM) no son consecuentes con su afirmación de la existencia de un instinto de clase y su rechazo de éste después en otros de sus textos cuando afirman que “El instinto de clase de los asalariados es esencialmente burgués y, como tal, no puede llegar a ser otra cosa”, las minorías comunistas (vanguardia proletaria), que nos consideramos como parte de la clase antes que como su vanguardia, hemos de preguntarnos donde nos dejan estos compañeros “intelectualistas” en su discurso a los “estúpidos” asalariados, es decir: ¿Donde quedamos nosotros en tanto clase, es decir, donde queda el proletariado en tanto clase histórica y revolucionaria? ¿A caso será en la servir de meros receptores y aplicadores del catecismo predicado por estos compañeros autodenominados “científicos sociales”¿O acaso será en seguir ciega e invariablemente alguna táctica (hoy ya caduca) de algún programa de alguna organización revolucionaria del pasado como “parecen” pretenderlo también los compañeros del PCI (Programa Comunista)? Pero hasta aquí la crítica a estos compañeros españoles del GPM y si lo hice fue porque dicho grupo tiene una influencia decisiva e incluso casi religiosa en muchos compañeros de una organización (BMP) que de seguro leerán estas líneas.

Volviendo a la cuestión planteada por los compañeros de la TCI sobre el ser en sí y el ser para sí del proletariado, considero que esta cuestión hubiera sido mejor abordada si se hubiera comenzando analizado el “ser” del proletariado en tanto clase revolucionaria.

Por esta razón considero que, para determinar al proletariado en tanto clase revolucionaria “en si” y “para sí”, primero debiéramos partir de la desmitificación del proletariado, es decir, ir más allá del simple sentido común que ve en el proletariado una simple mercancía y no la fuerza revolucionaria por excelencia que históricamente representa. O sea, para determinar al “ser” escondido del proletariado y consiguientemente los momentos cuando este es “en si” y “para sí”, primeramente debemos concebirnos como clase histórica y no vulgarmente como una clase que refleja pura y simplemente una categoría económica (capital variable) en la relación “capital-trabajo asalariado” de la producción capitalista, como lo percibe el simple sentido común del burgués o incluso de muchos autoproclamados marxistas. Entonces, una vez que dejemos de concebirnos desde un punto de vista enajenado y mercantil (capital variable) o fetichizados en función del capital, es decir, una vez que dejemos de percibirnos como una mera clase “para” el capital, podremos recién vernos como clase histórica, es decir, como una clase social propiamente dicha. De ese modo, podremos observar que, desde que aparecimos como clase en la escena histórica, hemos estado en lucha franca y abierta contra la burguesía, tal como ya aquel gran pensador y revolucionario llamado Marx lo señalara en el manifiesto que escribió para la liga de los comunistas: “la lucha del proletariado comienza con su surgimiento” y, es que efectivamente, nuestra lucha contra la burguesía y el capital comienza con nuestro surgimiento en la escena histórica. Pero nuestra lucha histórica no fue desde el inicio consciente sino mas bien instintiva, lo recordamos así cuando, por ejemplo, el 12 de mayo de 1839, en Paris, nos levantamos instintivamente en torno a Blanqui y “junto” a los republicanos pequeño burgueses radicales contra la monarquía que era representada por aquel entonces por la cara encebada de Luis Felipe Duque de Orleans. Luego, en la oleada revolucionaria iniciada en 1848, en Europa, luchamos también de forma generalmente instintiva, a pesar de que en algunas asociaciones o ligas de minorías revolucionarias ya se comenzaba a tener plena consciencia de la situación y de nuestro porvenir histórico como clase revolucionaria, así lo atestigua por ejemplo la liga de los comunistas en la que lucharon entre otros revolucionarios: K. Marx, K. Schapper, F. Engels, J. Moll, H. Bauer. etc. Así también, durante la “Comuna de Paris”, cuando aprovechamos la guerra Franco-Prusiana, para levantamos contra los opresores, no lo hicimos conscientemente, sino mas bien instintiva, prematura y heroicamente. Sobre esto último es pues aleccionador lo comentado y analizado por Engels, a mediados de los 70 del siglo XIX, en su “El Programa De Los Emigrados Blanquistas De La Comuna”, cuando entre muchas cosas señalaba que a pesar de que “no todo el mundo posee el instinto revolucionario de Blanqui” afirmaba que: “Blanqui es esencialmente un revolucionario político; no es socialista más que de sentimiento, por indignarse con los sufrimientos del pueblo, pero no posee teoría socialista ni propuestas prácticas definidas para la reorganización de la sociedad… Como vemos, Blanqui es un revolucionario de la generación pasada.” y respecto al comportamiento protagonizado por los Blanquistas después de la “Comuna de París” era firme al decir: “¡Qué ingenuidad pueril el presentar la impaciencia de uno mismo como argumento teórico!”. Pero cuando nos levantamos en la oleada revolucionaria que sacudió el mundo entre 1917 y 1923 ya no solo luchamos instintivamente sino también en gran parte, en relación a las anteriores revoluciones, de forma consciente; y es que según avanzaba la Gran Guerra (I Guerra Mundial) sumada a la labor de propaganda y agitación de los partidos y organizaciones revolucionarias de aquel entonces, que habían roto con la degenerada II Internacional, pudimos pasar entonces de ser una clase “en si” a ser una clase “para sí” más que en cualquier otro momento de nuestra historia como clase, es decir, pudimos ser, más que en otras épocas, conscientes de y para nosotros mismos y no ya para el capital. Sin embargo, el fracaso de la revolución y luego el peso de la contrarrevolución no solo nos desoriento y desorganizo como clase “para si”, es decir, no solo nuestros órganos y organizaciones (soviets y partidos) donde nuestra consciencia de clase se desarrollaba fueron saboteados, sino que incluso nuestro instinto revolucionario de clase fue reprimido, ya sea “democráticamente” o salvajemente por Fascistas y Estalinistas del capital. Nos replegamos pues entonces sobre nosotros mismos, en forma de fracciones por ejemplo, para resguardar nuestro programa revolucionario, nuestra consciencia revolucionaria de clase y mantener de ese modo nuestros principios que eran violados y tergiversados brutalmente por los esbirros de la derecha e izquierda del capital; fue pues en torno a las izquierdas comunistas de los partidos (de la III Internacional) en degeneración que supimos y debimos sacar las lecciones de la oleada revolucionaria así como de la contrarrevolución para preparar el porvenir. En esta tarea de mantener los principios y de sacar las lecciones de estos periodos: ¡El valor y coraje históricos de estos camaradas, de y en torno a las izquierdas comunistas de otrora, no será pues jamás olvidado por el proletariado revolucionario de las generaciones de hoy, no será pues olvidado mientras exista un proletario consciente en pie sobre el mundo dispuesto a desafiar la explotación y tiranía del orden capitalista!

Pero ahora, y tras el último periodo de la lucha de clases iniciado a fines de la década del 60 del siglo pasado, básicamente en Europa, debemos sacar las lecciones de los periodos del ayer y del presente, para pasar de ser una clase revolucionaria “en si” a una clase revolucionaria “para si” a nivel mundial, es decir, para dejar de seguir luchando instintivamente como clase “en si” (como lo hemos venido haciendo en todo el mundo a consecuencia de la última crisis del capitalismo manifestada en 2008) y pasar a luchar como una clase “para si”, o sea, para pasar a luchar estando conscientes de nuestra misión histórica. Pero para hacer semejante salto “cualitativo” y “cuantitativo” primero debemos ver serenamente nuestro pasado y comprender las circunstancias en las que actualmente nos encontramos en todo el mundo. Para esto es necesario no solo recordar sino ahondar más en las razones de porque nuestra consciencia revolucionaria de clase, durante el último periodo, no se ha “profundizado” y “extendido” en la clase, por lo menos no como durante la década del 70 y en parte de los 80 básicamente en Europa, a pesar de que el capital paso a la ofensiva desde aquel entonces con las llamadas “reformas” neoliberales en todo el mundo así como a pesar de la caída de aquello que paso ante los ojos del proletariado como “Socialismo Real” a fines de la década de los 80. Hemos pues de estudiar y debatir con mayor detenimiento la relación de fuerzas que hemos tenido respecto a la burguesía durante este último periodo, así también, hemos de reflexionar sobre la situación en la que actualmente nos encontramos como vanguardia comunista a nivel mundial. Ahora bien, para hacer esto último hemos también de analizar y sacar las lecciones de los “avances” y contramarchas no solo de las principales organizaciones del medio político revolucionario (CCI, PCI, TCI), sino también de las diversas organizaciones y grupos existentes y/o nacientes alrededor del mundo. Solo de esa forma pues podremos avanzar en una nueva toma de consciencia histórica de clase a nivel mundial y pasar a cerrar entonces el presente periodo y comenzar uno nuevo en el que podamos vernos como clase “para si”, es decir, como clase dispuesta a transformar el mundo.

Ahora este nuevo periodo en la relación de fuerzas de la lucha de clases parece (y nada más que parece) estar ya empezándose a formar en todo el mundo, así podemos observarlo en:

- La lucha de clases que seguían produciéndose a consecuencia de las secuelas sociales de la última crisis del capitalismo, sin embargo, debemos estar conscientes de que estas luchas, que en el mejor de los casos llegan a ser instintivas (por ej. tendencia a la unificación y solidaridad de clase), sin la intervención y presencia de los comunistas en el campo de batalla que actualmente libramos, como clase, contra la burguesía alrededor de todo el mundo, puede que nos resignemos, como clase, a aceptar dichas secuelas, como ya lo hicimos amargamente, en Europa, luego de que se redujeran las luchas iniciadas en los 70 e inicios de los 80 aproximadamente;
- El surgimiento de nuevas minorías comunistas alrededor del mundo en forma de organizaciones o en torno a foros como: el “Foro para la izquierda comunista Internacionalista”; el Foro “Esparevol” o; el “Foro Proletario de Esclarecimiento Comunista” en el que actualmente muchos de nosotros participamos.
- Así mismo se registra un cada vez mayor acercamiento entre estas nuevas minorías comunistas (organizaciones, grupos, etc.) y las anteriores que surgieron a inicios, o con ocasión, de la lucha de clases de fines de los 60 del siglo pasado.
Nuestra futuro, y el posible comienzo de un nuevo periodo en la lucha de clases pues, dependerá de forma determinante de la fuerza que hoy podamos representar como proletarios conscientemente unidos alrededor del mundo, es decir, como comunistas junto a nuestros demás hermanos proletarios.

Finalmente, y para terminar, quería manifestar tres cosas a modo de conclusión:

1. La consciencia del proletariado no puede ser sino la consciencia de su lucha histórica.
2. La consciencia individual de todo comunista no puede ser sino la encarnación de esta misma consciencia histórica del proletariado y;
3. Que el mejor medio para desarrollar esta consciencia comunista es el debate y reflexión colectiva consecuente: tanto al interior de las organizaciones y/o agrupamientos revolucionarios como al exterior de ellos; tanto llegando incluso a formar y reconocer fracciones dentro de una organización como formar alianzas con otras organizaciones y/o agrupamientos, para la “profundización” y “extensión” de la consciencia revolucionaria y comunista de la clase en la clase, para pasar de ser una clase “en si” a una clase “para si”.

¡Adelante pues camaradas!

Fraternalmente
Leons

26 de marzo de 2011
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://esclarecimiento.espanolforo.net
Admin
Admin


Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 29/10/2010

MensajeTema: Re: Sobre el Partido - Tendencia Comunista Internacionalista   Miér Mar 30, 2011 9:29 am

De: Teodoro Trejo (teo_777t@yahoo.com.pe) – Compañero internacionalista.
CAMARADAS DEL (G.E.C)

GRUPO DE ESCLARECIMIENTO COMUNISTA:

He tenido conocimiento sobre la transición que han tenido del círculo de “SOCIEDAD Y CIENCIA” a G.E.C. así también he recibido correos de “EL DEBATE SOBRE EL PARTIDO” cosa que agradezco y me permitiré comentar y contribuir tratando en lo posible de ser lo más especifico, mi participación la hago apoyada en unos textos que adjunto y que son:

Un artículo de Amadeo Bordiga “PARTIDO Y CLASE” escrito en 1921 en la IIIa. Internacional

1) TESIS DE LA FRACCIÓN COMUNISTA ABSTENCIONISTA DEL PARTIDO SOCIALISTA ITALIANO (antecesor del PARTIDO COMUNISTA DE ITALIA)

2) TESIS DE ROMA de 1922 del PARTIDO COMUNISTA DE ITALIA, SECCIÓN DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA (así se auto denominan ellos mismos) principios sobre los que se constituye.

Escojo estos textos porque la IIIa. Internacional o Internacional Comunista constituye parte de la más rica experiencia práctica y teórica del proletariado hasta nuestros días, la hegemonía en la IIIa. Internacional desde el primer congreso va a ser de Lenin y los bolcheviques.

Las “Tesis de Roma” son el reflejo de integración más elocuente y vivo hacia las tesis impulsadas por los bolcheviques en la Internacional Comunista o IIIa Internacional, pero además las “Tesis de Roma” tienen la peculiaridad de interpretación así como la reapropiación de la línea bolchevique, y esto es un buen marco histórico.

A mi modo de ver el tema del “PARTIDO” es por la situación mundial que afrontamos actualmente crucial y de una importancia suprema, y he de hacer la observación que en base a varias aportaciones en su debate la conciencia pareciera ocupar y usurpar ese lugar.

He de recalcar que NI para LENIN, NI ROSA LUXEMBURGO, NI CARLOS LIEBKNECHT, NI TROTSKI, NI AMADEO BORDIGA, NI para la IIIa. INTERNACIONAL, la cuestión de LA CONCIENCIA, (o sea el aspecto subjetivo de la revolución), nunca ocupo el eje fundamental o principal para la revolución proletaria.

Veamos que se decía acerca del PARTIDO en la IIIa. Internacional, que hoy en día es parte de la máxima experiencia teórica y práctica del proletariado mundial, hoy en día hay quien dice reapropiarse de esta experiencia y acaba por decir TODO LO CONTRARIO en base a la decadencia del capitalismo y coloca la conciencia como eje fundamental para la destrucción del capital, ES UNA REAPROPIACIÓN EN NEGATIVO lo que hacen, pero veamos que se decía:

CITAS:

“La verdadera y única concepción revolucionaria de la acción de clase consiste en la delegación de la dirección de la misma al partido” (ART. “PARTIDO Y CLASE” DE AMADEO BORDIGA de 1921)

“El concepto del derecho del proletariado a disponer de su acción de clase no es más que una abstracción que no tiene ningún sentido marxista, que disimula el deseo de llevar el partido revolucionario a abrirse a capas menos maduras, pues a medida que esto sucede, las decisiones que surgen de ello se acercan cada vez más a las concepciones burguesas y conservadoras.” (IDEM)

“...Recordemos que es un lugar común típico burgués el oponer el “buen sentido” de la masa a las “fechorías” de una minoría de instigadores”, el ostentar las mejores disposiciones hacia los trabajadores junto al odio más rabioso contra el partido, que es su único medio para golpear los intereses de los explotadores. Y las corrientes de derecha del movimiento obrero, las escuelas socialdemócratas, cuyo contenido reaccionario ha sido demostrado por la historia, oponen continuamente la masa al partido, y querrían reconocer a la clase en consultas más amplias que el marco restringido del partido.” (IDEM)

“Toda la degeneración de los partidos socialdemócratas de la IIa Internacional... derivaba del hecho que perdían cada día más sus caracteres precisos de partido... donde se daba el mismo peso y la misma influencia a las capas de la clase proletaria menos conscientes y más dominadas por egoísmos. La reacción contra esta usanza... se desarrollo en el sentido de defender la disciplina interna del partido... Este método es el que se ha revelado como el verdadero antídoto del reformista, y forma el fundamento de la doctrina y de la práctica de la IIIa Internacional, la cual pone en primerísima línea la función del partido, centralizado, disciplinado, claramente orientado en los problemas de principio y de táctica, y para lo cual “la bancarrota de los partidos socialdemócratas de la IIa Internacional no fue la bancarrota de los partidos proletarios en general” sino que fue, permítanme la expresión, la bancarrota de los organismos que habían olvidado de ser partidos, porque habían cesado de serlo.” (IDEM)

“Los Soviets o consejos obreros constituyen órganos de poder proletario... los Soviets no son por sí mismos órganos de lucha revolucionaria; ellos de vuelven revolucionarios cuando su mayoría es conquistada por el partido comunista” (T Abstencionistas III núm. 13)

“Este conduce a una vanguardia del proletariado del terreno de los movimientos espontáneos parciales, suscitados por el interés de grupos, al terreno de la acción proletaria general; pero no lo logra negando aquellos movimientos elementales, sino integrándolos y superándolos a través de la experiencia viva, incitando a su realización, tomando parte activa en ellos, siguiendo atentamente todo su desarrollo.” (T Roma III núm. 11)

. La existencia misma del organismo unitario del partido, con las indispensables condiciones de claridad programática y de sólida disciplina organizativa da la garantía de que jamás se atribuirá a las reivindicaciones parciales el valor de fin en sí mismas, y se considerara la lucha para lograrlas solo como un medio para adquirir experiencias y entrenamiento para la útil y eficaz preparación revolucionaria” (T Roma III núm. 12)

“El partido comunista participa pues en la vida organizativa de todas las formas de organización económica del proletariado que estén abiertas a los trabajadores de toda fe política (sindicatos, consejos de fabrica, cooperativas, etc.)... El partido organiza a sus miembros que forman parte de ellos en grupos o células ligadas a su propia organización; es por su intermedio que el partido participa en la vida de estos organismos, participando en primera línea en las acciones de los organismos económicos de los que forman parte, estos grupos atraen hacia sí, y por lo tanto hacia las filas del partido, a los elementos que en el desarrollo de la acción han madurado para ello... De esta forma se realiza todo un el trabajo que es de conquista y de organización, que no se limita al trabajo de propaganda y de proselitismo y de campañas electorales internas en las asambleas proletarias, sino que se desarrolla sobre todo al calor de la lucha y de la acción ayudando a los trabajadores a extraer las experiencias más útiles.” (T Roma III núm. 13)

“Además de participar de esta manera en la vida de los organismos proletarios que surgen naturalmente por la presión de reales intereses económicos, y además de favorecer su extensión y fortalecimiento, el partido se esforzara para que su propaganda ponga en evidencia los problemas de real interés para los obreros que pueden dar lugar a nuevos organismos de lucha económica. Con todos estos medios, el partido amplia y refuerza la influencia que por miles de lazos se extienden desde sus organizadas a todo el proletariado, aprovechando para ello todas sus manifestaciones y posibilidades de manifestación en la actividad social.” (T Roma III núm. 15)

“Para atraer a los proletarios que pertenecen a otros movimientos políticos, el partido comunista no puede emplear el método de constituir en el seno de ellos grupos y fracciones organizadas de comunistas o de simpatizantes comunistas. En los sindicatos, como es lógico, este método se aplica para realizar un trabajo de penetración, sin el propósito de hacer salir de los sindicatos a los grupos comunistas que están allí organizados” (T Roma IV núm. 21)

“La táctica del partido comunista no está dictada por preconceptos teóricos o por preocupaciones éticas y estéticas, sino solo por la real correspondencia de los medios con la meta y la realidad del proceso histórico, según la síntesis dialéctica de doctrina y de acción... “(T. ROMA VII NUM.47)

CONCLUCION

La conciencia tiene un valor actual dentro de la lucha contra el capital hoy, y es para la reagrupación de las minorías revolucionarias, para estar con el proletariado en cada una de sus luchas y desarrollar una VINCULACIÓN INDISOLUBLE de la minoría organizada con la clase desde hoy, esta es la principal relación de la conciencia con la organización revolucionaria y elevar a los nuevos elementos maduros por la situación económica al nivel de esa minoría revolucionaria , lo homogéneo de esta minoría organizada en los principios básicos comunistas nos harán actuar como uno solo, y la vinculación de esta minoría revolucionaria con la clase en todas sus luchas nos llevara poco a poco a nuestra consolidación como clase para sí, ES LA PREPARACION SISTEMÁTICA E INMEDIATA DE LA DICTADURA DEL PROLETARIADO (nombre dado por Lenin y bolcheviques), solo con esta premisa podrá el proletariado desplegar su potencial revolucionario para realizar la destrucción del sistema capitalista, y construcción de un nuevo sistema; estas son las bases y método que se deducen como la máxima aportación establecida ni más ni menos de la revolución rusa en octubre de 1917 (ver “Tesis fundamentales del II congreso de la Internacional Comunista” de Lenin).

La conciencia tiene un supervalor agregado por algunas organizaciones hoy, pues ponen a la conciencia como eje mismo del cambio, nada que ver con la máxima experiencia proletaria mundial, ¿o sí?
Espero todo esto les sirva en algo, adjunto archivos. Saludos.

Atte. Teodoro Trejo
teo_777t@yahoo.com.pe
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://esclarecimiento.espanolforo.net
Admin
Admin


Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 29/10/2010

MensajeTema: Re: Sobre el Partido - Tendencia Comunista Internacionalista   Miér Mar 30, 2011 9:30 am

De: Grupo de Esclarecimiento Comunista - G.E.C. (sociedadyciencia@hotmail.com) – Compañero Carlos, militante del G.E.C.

Compañero Teodoro Trejo:

Hemos recibido su correspondencia. Saludamos el trabajo teórico que ha realizado, es parte de la militancia real comunista que existe en la actualidad. Estos esfuerzos son parte de la lucha de nuestra clase por la abolición consciente del sistema capitalista y por la construcción de la sociedad comunista. La lucha de clases tiene manifestaciones diversas, desde el debate y crítica al estado de cosas, pasando por una huelga general, hasta una oleada revolucionaria masiva. Es por eso que es tan importante unir todos estos esfuerzos y entenderlos como parte de un todo, como parte de nuestra lucha mundial, como parte de la historia misma del único movimiento real que puede suprimir las relaciones sociales de explotación.

Ahora bien, en su texto busca contribuir a nuestro esclarecimiento sobre el tema del Partido. Le agradecemos esto con mucho entusiasmo, ya que como debe saber, nuestra organización es aún muy joven. No sólo en tiempo de existencia sino también en la experiencia militante de los que integramos el G.E.C. No se preocupe, no luchamos por siglas o por dar a conocer el nombre de nuestra agrupación, tampoco buscamos crear una teoría genuina revolucionaria para rechazar las posiciones actuales de otras organizaciones marxistas. Ya hemos pasado por todas esas trabas, es por eso que tomamos su aporte como lo que es, una contribución al esclarecimiento de un hermano de clase, como nosotros lo somos. Nuestra agrupación se ha formado para unir y coordinar los esfuerzos de un grupo de proletarios conscientes de su papel combativo en este territorio. Somos parte del movimiento mundial de lucha de la clase trabajadora, es por eso que recibimos y reflexionamos sobre todos los aportes posibles que lleguen a nuestras manos.

Hablando ya específicamente sobre el tema, compartimos la posición de qué en este momento histórico se presenta como algo necesario asumir el debate respectivo sobre el tema del Partido. ¿Por qué? pues las luchas proletarias y/o de los sectores oprimidos dentro del capitalismo, no dejan de sucederse unas tras otras. Las minorías revolucionarias, que protegen, se esclarecen y difunden las posiciones programáticas e históricas comienzan a salir de los espacios reducidos donde estaban trabajando y cada vez más tienen presencia notable en las luchas. Vemos también con mucha preocupación que el proletariado como clase todavía no tiene la experiencia necesaria para afrontar una lucha autónoma y aún se pone al servicio de otros intereses económicos. Pero no deja de parar el choque, el enfrentamiento, la protesta; aunque hace falta la coordinación mundial, hace falta trabajar de manera unitaria por contribuir al momento combativo que hoy se vive. Hace falta entonces, una organización mundial de clase, se necesita el Partido Comunista. Pero hay que comprender que esta Organización Proletaria, a diferencia de cualquier otra, no cumple una función espontanea o reivindicativa. el Partido representa la organización consciente del proletariado. Consciente no solo de la situación de explotación que se vive, sino que consciente del papel que hay que desarrollar para abolir la explotación; y esto enmarcado dentro del programa histórico revolucionario. Por tal motivo, no estamos de acuerdo con la posición de que el Partido se puede formar en cualquier momento por el buen deseo de algunos revolucionarios. Hay que ver la realidad tal y como es. ¿Qué pasaría si ahora mismo se decide formar una organización mundial? Estaríamos creando una organización ficticia, donde cada quien seguiría trabajando como hasta ahora, ya que la realidad no cambia solo porque se desee que cambie, es la misma realidad la que empuja al cambio, claro no mecánicamente ya que la “conciencia comunista” juega un papel importante en este punto. La conciencia, teniendo como base el materialismo dialéctico, nos permite no dejarnos llevar por las apariencias, el deseo o el momento, sino comprender la dinámica y los procesos de lucha actuales de nuestra clase y de los grupos marxistas.

Rechazamos su posición de que el Partido es el ente que tiene que dirigir al burdo proletariado que no puede hacer otra cosa que enrumbarse a posiciones burguesas. Se ha dado el trabajo de citar algunos textos de Bordiga, para justificar sus posiciones. Nosotros entendemos que es necesaria la coordinación mundial, el trabajo en conjunto, el acuerdo, el centralismo, pero estas formas organizativas las asumimos dentro de una organización donde se debata constantemente, donde se permita la libre difusión de críticas internas y externas. El Partido recoge las lecciones que el proletariado en su conjunto muestra en la lucha, no hay nada más revolucionario que la lucha real del proletariado; es esta la única fuente de experiencia que tenemos los marxistas, y es también en esa dinámica que el marxismo se va desarrollando.

Compañero, nosotros no negamos la importancia y necesidad de “la organización”, de todo tipo de organización proletaria que nazca no de la mística sino de la necesidad real de lucha. El Partido es la forma organizativa más desarrollada de la clase proletaria. Nace de su misma lucha, nace de su mismo desarrollo en su conciencia. El proletariado necesita organizarse, necesita dirigir su puño al corazón de la bestia capitalista, para eso las minorías revolucionarias tienen que trabajar para organizarse a nivel mundial.

Y en la actualidad ¿qué podemos hacer? Pues el trabajo revolucionario no empieza con nosotros, debemos de sacar lecciones de las experiencias históricas, saludamos de todo corazón que usted lo haga. Pero también debemos de beber de la fuente viva de conocimiento, que no es otra que la lucha actual de nuestra clase. Actualmente se van presentando nuevas trabas, nuevas formas de ataque contra nosotros, por lo tanto hay respuesta nuevas, como también históricas. No nos queda otra que romper con el dogmatismo y la ortodoxia y utilizar el marxismo como método crítico y autocrítico, en movimiento y desarrollo. En cuestiones más concretas planteamos lo siguiente para la construcción del futuro Partido como instrumento de la Revolución Proletaria Mundial para el Comunismo:

- Trabajo de propaganda dentro de nuestra clase, como participación activa en la lucha proletaria donde podamos intervenir; no como agente externo que trata de organizar a los ignorantes trabajadores, sino como un trabajador más, que sufre las mismas penurias que sus compañeros pero que tiene una visión histórica del desenvolvimiento de la lucha.

- Esclarecimiento en base al estudio de las lecciones que nos ha dejado la lucha de nuestra clase. Para esto es necesario el debate incesante entre los individuos y grupos comunistas. Estar al tanto de los conflictos sociales a nivel mundial, ponerlos en su contexto económico (decadencia-crisis) y tratar de tomar una posición al respecto. Contribuir a la formación de espacios de reflexión y debate, organizando conversatorios, dinámicas de discusión, reuniones públicas, etc. Sin caer en el activismo, el fin compañero no es jalar gente que puedas manejar y dominar, sino contribuir al esclarecimiento interno y de la clase en su conjunto.

- Fortalecimiento de las relaciones políticas y organizativas entre minorías, romper los guetos, las sectas, quitarse esa visión individualista de querer ser el original, de querer descubrir la pólvora o tener la visión de hacerse ver el más proletario o más marxista. Se necesita trabajar en conjunto, con los debates y críticas que se tienen que hacer, pero fuera de un interés grupal. Es que el proletariado se enfrenta y lucha por defender sus intereses, no por ser marxista sino porque tiene las condiciones sociales para hacerlo. Es necesario entonces contribuir a que se pueda ir más allá de las luchas espontaneas, que no las criticamos, al contrario las entendemos y las saludamos. Pero se debe trabajar en todos las formas de lucha, es necesario construir un colectivo, red, etc., de comunicación mundial. Es necesario ir pensando en sacar pronunciamientos o tomas de posición en conjunto. Debemos ser un referente político para nuestros hermanos de clase; para que comprendan que sus críticas a los sindicatos, a los partidos de izquierda o derecha, no son pensamientos aislados sino parte de un todo, parte del momento histórico y de su condición de clase.

Para finalizar le aclaramos que no queremos estar con el proletariado, nosotros mismos somos parte del proletariado, somos parte de esa masa de trabajadores cansados de estar en las fábricas, en los talleres, en las oficinas, dejando nuestra vida y nuestra juventud en cada mercancía que creamos o en cada documento que redactamos. No queremos tener un poco más de dinero, no queremos ganar más o que nos den “mejoras” económicas, queremos abolir la relación social que nos vuelve esclavos. Esto sabemos que no es un querer utopista o individualista, sino que es una necesidad histórica de nuestra clase. Y aun sabiendo que es complicado y que no es seguro que llegue el Comunismo… preferimos luchar por contribuir a su construcción que morir habiendo sido felices esclavos del capitalismo.

Y para responder a lo siguiente “La conciencia tiene un súper-valor agregado por algunas organizaciones hoy, pues ponen a la conciencia como eje mismo del cambio, nada que ver con la máxima experiencia proletaria mundial, ¿o sí?” Claro que sí, la Revolución Proletaria en Rusia fue la máxima expresión del desarrollo de la conciencia de clase, la creación de los soviets, las huelgas generales, los comités de fábrica y barriales, no fueron creados por los marxistas, estos órganos de poder proletariado fueron emanación directa de la toma de conciencia de clase proletaria en su conjunto, ¿los marxistas no hicieron nada entonces? Claro que sí, los marxistas fueron nutriéndose de estas experiencias, no desde afuera, sino participando activamente del proceso social emancipador que estaba realizando la clase en su conjunto. Lo importante de los marxistas es que comprendieron las luchas reivindicativas y no se dejaron llevar por ellas, sino que las unieron al objetivo histórico de la clase: el comunismo. El avance de la conciencia proletaria, generado por las luchas sociales, por los debates, por el esclarecimiento, es un todo… se avanza en conjunto; los comunistas marxistas somos parte de la lucha proletaria y actuamos dentro de esta, planteando siempre el objetivo final, rompiendo el romanticismo que puede presentarse. No creamos la lucha, somos parte de ella, pero parte que activamente siempre busca organizar y esclarecer al conjunto de nuestra clase, y este misma clase en su conjunto que nos muestra cual es la forma de organización y nos da los datos de donde seguir esclareciéndonos.

Esperamos compañero que nuestro aporte le sirva tanto como a nosotros nos ha servido el suyo.

Hasta una próxima comunicación.

Carlos,
Por el Grupo de Esclarecimiento Comunista. - GEC

P.D. Hemos podido imprimir los documentos que envió. Los vamos a leer y tener en cuenta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://esclarecimiento.espanolforo.net
Anibal



Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 03/03/2011

MensajeTema: los pies sobre la tierra.La brújula en su sitio   Miér Mar 30, 2011 12:03 pm

Se repiten frases y más frases, que cuando se contrastan con la realidad se quedan huecas.
-“La conciencia la crea la clase”., y su reverso " la conciencia la crea una minoria". En realidad en todas las clases se generan manifestaciones conscientes e inconsciente, lúcidas o ideológicas.No son creadas por agentes especiales.Estos, caso de existir, intentan sistematizar, aclarar y dar forma a planteamientos que expresan necesidades de clase, ilusiones de clase, huidas de la realidad de clase.Una forma de esta sistematización, de esta formalización codificada, son los Programas .
-"Desde fuera , desde dentro.". Realidades reiteradamente evidenciadas son que si se lucha solo a nivel económico se elude la lucha política.Si se permanece anclado en la lucha política, se ignora la lucha económica.Si se vinculan ambas de maneras no revolucionarias ( reformistas, colaboracionistas de clase), no estamos en el proyecto comunista.Si se enlazan de manera errónea, voluntarista y activista, idem.
La tarea de los comunistas es ampliar horizontes, poner de manifiesto las condiciones en que se lucha, las ilusiones y sus contradicciones.Pero eso se hace enfrentando las existentes, el trabajo de zapa y de influencia de las ideologias y las condiciones capitalistas en el proceder del movimiento proletario.
Si su actividad permanentemente exige el análisis y la critica general, es lógico que tengan posiciones de mayor calado.Y si las tienen, negarse a que conquisten a las masas , negarse a dirigir el movimiento, es estúpido.. y facilita el trabajo de la contrarevolución.Esta pretende que se extraigan las menores conclusiones, que se olvide, que se sueñe en la soledad, que la cosa quede en cuatro charlatanes , que el terror paralice y obnuvile..
La burguesía opera para que los conatos de revolucion queden aislados, y así golpearlos y suprimirlos más fácilmente.El partido debe actuar para ampliar, coordinar y centralizar los movimientos revolucionarios.
La cuestión no es proclamar que se quiere dirigir el movimiento, sino prepararse bien para llegado el momento, poder hacerlo de la mejor manera posible.Esto es la tradición ortodoxa del marxismo.
El partido debe marcarse ser una direccion internacional, coherente, y de vanguardia, de la lucha.
-"De las luchas salen conclusiones": si, es inevitable.Unas veces se expresan, otra no, unas veces se eleboran, otras no. Hay muchos tipos de luchas y de condiciones de lucha.Lo que sucede es que se pierden fácilmente en el aislamiento y en el escepticismo.O se entrelazan con la influencia capitalitsa a nivel ideiológico y aparecen abortos reiterados en las concepciones y prácticas de muchos –as revolucionaris-as..Lo que o se contraresta adecuadamente , acab por permear.El partido debe ser un antídoto frente a los venenos del $ y de la pequeña burguesia, en particular.

-Para Marx y Engels, y para sus mejores discípulos, el partido y en el se expresa el nivel de madurez o de inmadurez de la situación y de la clase.No de manera mecánica, sino dialéctica.El partido bolchevique existía antes de los procesos revolucionarios, otoras expresiones nacieron al calor de revoluciones y se extinguiron luego, o fueron clausuradas cuando no ppodían aportar nada bueno al movimiento proletario ( AIT), y a lo sumo permanecerian “ como sectas, repitiendo girones del pasado mitificado “ (Marx).
-"El moviimiento los es todo".. y su correlato.."los fines no son nada".Así se definian los portunistas del socialismo, y ese movimiento era la adaptación al capìtalismo.Pero semejante adaptación expresa la difiucultas de la clase para modificar la correlación de fuerxzas con el domnio capitalista.Por tanto sigue siendo válido el dicho de Lenin: Sin teoría revolucionaria
no existe movimiento revolucionario."Pero ahí no se agota el problema.Si la teoria revolucionaria no está slidamente instalada en partes destacadas del proletariado, la influencia de la ideología dominante será más efectiva.Esto exige agitación y propaganda,organizacion y lucha.
, contrainfluencia comunista.Y eso debe hacerlo el partido., " vinculando lo inmediato y lo que no lo es, lo particular y lo general, lo que aprentemente es novedoso, con el recuerdo del pasado, donde hay ejemplos de sobra sobre el actuar del capital" (Lenin)."El partido ni ignora ni se sitúa detrás de las ilusiones de masas, sino que busca en las condiciones materiales el sustento de su obrar revolucº" (Idem).
-La lucha de clases no la creamos los comunistas, “ emerge de las contradicciones de la sociedad capitalista” ( El Capital, de Marx).Tampoco la revolución.”De lo que se trata es de dirigirla bien”.En esto tiene razón plenamente la IC, y la izquierda comunista que defiende la necesidad del partido como dirección política revolª
-Para eso el programa ha de ser el mejor, la táctica la más precisa, y su relación , solida y coherente.Todo -a comunista ha de saber qué hacer no por que se lo mande un comité, sino por que es parte de un organismo adecuado.Esto es lo que hay que conseguir, y dejarse de párrafos y párrafos de autojustificaciones.
Muchos grupos hablan de si mismos, y no de lo que consiguen, o de sus problemas para conseguirlo .Esto es propio de sectas, y en ese estadio nos encontramos.
-La enorme experiencia histórica acumulada exige mucho estudio, mucha contrastación.No es solo cuestión de mala hostia y rechazo al sistema.Un partido impreparado, hecho a toda velocidad, dubitativo, como es caso del KPD ( LIga Spartacus), se mete de lleno en su perdición. Un partido que no rompe y supera los errores del pasado, está condenado a repetirlos (PC bolchevique).Un partido que no efectúa un buen análisis de la correlación de fuerzas, se lanza a aventuras o se queda paralizado cuando hay que moverse.Un partido que se cre e el centro del mundo …desconoce el mundo.Un partido heteogñeneo, rompe con facilidad.Un partido que cree ser homoñgeneo y no lo es, idem.
-Estudio no es repetir frases y frase trilladas, sino comprender las condiciones del mundo y del movimiento de la lucha de clases.Lo primero sustituye a lo último con demasida frecuencia.
-Orientación adecuada no es decir que hay hacer la revolucion o outoorganizar las luchas o decirles a quienes se mueven que te sigan, cuando ignoran por que han de hacerlo.No es decir
que el capital atacará sin piedad, y dedicarse a escribir.Para dar una orientación adecuada en cada caso , se requiere comprender lo que se puede hacer y lo que no es sino una fantasia , maravillosa,puede, pero fantasía.Y por tanto exige poner de manifiesto las consecuencias del obrar en condiciones determinadas.
-La parte " mas consecuente del movimiento proletario", como definen Marx y Engels al partido en nmerosas ocasiones, debe mostrar la veracidad de sus posturas en la práctica y expiicarlas una y mil veces en sus documentos.."haciendo hablar a los hechos objetivos, sin las incrústaciones ideológicas que nublan la vision"(Engels)
-La revolución llegará, eso afirma el marxismo.La sociedad $ no es eterna.La preparación de los comunistas mediante su partido, " aliviará los dolores del parto".Lo que conviene decir actualmente es que el $ aun o está en declive y que aún tiene mucho que desarrollarse.Aprendamos de los errores e ilusiones del pasado, siempre coincidentes en evaluaciones incorrectas del periodo y la correlacion de fuerzas.La capacidad de adaptación y de reforma del $, la capacidad de generar contrarevolución de sus aparatos y dirigentes, ha sido muy superior a la imaginada por los comunistas.Esto es un hecho histórico.
_ " El partido no tien tareas pedagócas"..." quienes sotienen que el partido comunista no tiene que enseñar a los elmentos más dinámicos de la clase, sìmplemente deja su educación ne manos de fuerzas ajenas y enmigas"(PC de Italia, tesis de la izquierda)
.Y lo mismo sobre la organizaciòn de la clase.
" Si no se combate para que la clase se organice de manera comunista, otros encuadrarán la energía proletaria , desviándola de su sentido histórico revolª..candidatos hay muchos" (Lenin, en la IC).
-Tan importante es comprender cómo se han generado los partidos comunistas como lo es entender cómo han degenerado.Hoy vivmo aún con la necesidad permanente de demarcarse de los ismos que confunden...pero con el calificativo de comunista, revolucionario o proletario.
-"El partido no prefigura el comunismo"....Falso:"llamamos comunismo al movimiento real que suprime las condiciones $..."..." en las asociaciones , el proletariado aprende colectividad , solidaridad, inteligencia y sensibilidad, aprende a sentir como srerá el futuro" ( Marx, Engels).
-"El partido no debe tener un esquema de vanguardia".Lo que debe marcarse e partido es llegar ser la vanguardia de la lucha , y no " uno más".Conseguir ese papel es signo de un trabajo bien hecho.Declararse tal, sin serlo, un ejercicio petulante.Renegar de tal papel, hacerle el juego a la vanguardia del capital en las filas obreras y en la sociedad, el oportunismo.Y tras él, o con él como pantalla, suele actuar la mano dura del sistema $.
-El partido debe una fuerza estable contra las ambivalencias y oscilaciones de ánimo , sensibilidad y conocimiento de los elementos más activos de la clase y del movimiento revolº inernacional."Conseguir un marco estable y sólido de acción comunista es algo que no se improvisa"(Lenin).
-El partido que surge unificando sectas , improvisando , o mezclando tendencias llamadas a contradecirse y chocar en la práctica, está condenado de antemano a repetir errores tantas veces vistos en la lucha de clases.

El papel del partido se enfoca corréctamente en el siguiente texto:
Dictadura proletaria y partido de clase. http://www.sinistra.net/lib/bas/battag/ceke/cekebbozus.html

Anibal.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Admin
Admin


Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 29/10/2010

MensajeTema: Khan - GEC respuesta---   Vie Abr 01, 2011 8:57 am

De: compañero Khan, militante del G.E.C.

Saludos:

Tal vez lo que habría que analizar es la dimensión histórica de una situación revolucionaria, he mencionado reiteradas veces que las luchas proletarias que se pliegan a nivel mundial tienen sus contrastes, pienso como el compañero Leons que desmitificar el proletariado es una tarea a realizar como un análisis concreto de la situación concreta, por otro lado indico que cuando se concibe la conciencia revolucionaria unilateralmente es decir como si se tratase de un valor puro jamás vamos a poder entender en primera instancia la envoltura de lo que por años ha prevalecido como ideología dominante ceñidas a cada institución burguesa como seudo-proletaria.

A esto también debo subrayar algo que parece se ha obviado, el compañero del PI hace un tiempo en un análisis que hizo respecto a los cambios estructurales político-económico señaló que a raíz de las reformas “neoliberales” gran parte del aparato productivo se había reconfigurado, es decir, la producción cuando hace mas de 40 años se centralizaba en Europa se fue descentralizando hacia países asiáticos como a países sud americanos, de esto se infiere que las luchas después de las reformas de los 80s no fueron relativamente compactas y homogéneas y a esto se sumaron las protestas de muchas comunidades campesinas como indígenas debido a la entrada de muchos capitales extractivos en los países de tercer mundo. Este estudio es vital pues después de entonces las luchas en Europa, y además con la entrada de la informática y las telecomunicaciones, no fueron muy compactas.

Ahora ese es un factor objetivo, si nos abocamos analizar los factores subjetivos esto es enfocar desde que puntos o sectores específicos se dan las luchas más conscientes, es de una larga tarea. Pero en lo que concierne a la organización o vanguardias, es claro que la conciencia comunista no necesariamente se reduce a la cuestión de la estructura orgánica del partido pero tal vez lo que el compañero no ha logrado responder es ¿cómo se da la materialización de la clase para si?

Es aquí donde entra el análisis concreto de las relaciones de fuerza, si nosotros pretendemos abocarnos a la comprensión en primera instancia y de ahí pasar a la aplicación es de necesidad no solo la comprensión de las experiencias históricas de luchas sino la correlación de fuerzas que también contribuyeron a las mismas y no hacer abstracciones partiendo de una situación concreta, como cuando nos referimos al tema de consejos. Estos siempre van a estar colmados tendenciosamente por cuadros políticos de la burguesía populista como liberal, en una carta de Castoriadis a Antón Pannekoek , Castoriadis se inquietaba sobre esta cuestión frente a un Pannekoek que parecía hacer muchas abstracción respecto al temas de consejos como si estos fueron órganos puros de primera instancia de igual forma también el primero se mostraba reticente cuando Pannekoek implícitamente parecía afirmar que la Revolución Rusa únicamente había terminado por consumar la tarea que la burguesía no había podido realizar. Es de saber que en un órgano proletario quien tendrá que asumir la dirección de la clase será el Partido a menos que los consejos hayan surgido “puramente” como por obra y gracia; la clase para sí y su desarrollo podría resumirse en el proceso de esclarecimiento y la comprensión de esta correlación, la correlación de fuerzas para ser mas especifico y no más que una “comprensión uniforme” o axiomática.

La clase en sí, no es que los proletarios se reconozcan como explotados… primero se reconocen en condición de asalariados, lo que presupone el primero, pero este reconocimiento no se da de forma automática, o en casos particulares cuando si hay reconocimiento de tal explotación es dentro de una reivindicación unionista y hasta en algunos casos oportunista cuando de negociar su fuerza de trabajo se refiere como en el caso de las centrales, el reconocimiento del funcionamiento del capital global y las relaciones de clase vendría a ser una forma de procesar sicológicamente de quienes somos como clase en conjunto, pero este reconocimiento se materializa en los vínculos colectivos convergentes que ahora no podemos especular si será las bases de un partido pues para ello hay que partir no solo del reconocimiento sino de una correlación de hechos, he aquí donde se expresa una correlación de lo subjetivo con lo objetivo.

Eso es todo

Saludos y sigamos

Khan
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://esclarecimiento.espanolforo.net
Admin
Admin


Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 29/10/2010

MensajeTema: Enrique - LECO   Vie Abr 01, 2011 8:58 am

De: Enrique (enrcomun@gmail.com) – Militante de la Liga por la Emancipación de la Clase Obrera, LECO , (Centro América).

La cuestión del partido

La conformación de un partido revolucionario es un tema que necesita de una definición clara de la concepción para poderse abordar, dado que particularmente al lado del estalinismo el concepto se ha visto deformado absolutamente de manera que lo que los partidos comunistas de las últimas 9 décadas fueran en la práctica cualquier cosa menos comunistas y de hecho hayan pasado a ser la trinchera de la contrarrevolución.

¿Cuando se forman los partidos?

Es importante hacer ver que los partidos revolucionarios no pueden ser iguales a través de las diferentes épocas del capitalismo, pero sí se puede rescatar de ellos sus elementos que permiten la continuidad de esta lucha revolucionaria.
La discusión sobre el partido puede terminarse convirtiendo en una discusión fetichista, si entendemos partido de la clase como cualquier organización que se forme y se autoproclame de esa forma.

Por esto es importante hablar de la organización de la clase, y por lo tanto los niveles que esta involucra en extensión y en profundidad. La organización misma de la clase en su amplitud y la de su vanguardia. Ambos están ligados y depende el papel de cada uno según la evolución y la etapa en que se encuentra la lucha de clases.

Ante un capitalismo en decadencia la organización de la clase debe ir rompiendo los límites nacionales y proyectar su organización a una organización mundial no como confederación de pequeños grupos nacionales sino a la inversa como organización mundial que grupos la conforman, es decir la organización proletaria tiende a la centralización.

Ante la posibilidad que se abre en la decadencia capitalista de la revolución mundial, de la revolución auténticamente proletaria, cuando se habla de partido no se puede hablar de algún partido nacional, no se puede hablar de un partido que se forma por proclama de algunos cuantos; sino de un partido que se conforma con un ascenso importante de las luchas del proletariado, gracias al trabajo de pequeños grupos que permiten cimentar sus bases o principios revolucionarios.

Por otra parte ¿Cuándo hablamos de la conformación del partido, hablamos de la conformación de una internacional?
Un partido proletario que pueda llegar a influir en el desarrollo de las luchas internacionales que puedan llegar a desarrollarse al lado de un proletariado más consciente, sería una internacional que permita unificar políticamente al proletariado mundial en su lucha por el exterminio del capitalismo. ¿Bajo qué carácter se conformaría una internacional?, esto es un debate que probablemente se podrá zanjar con el mismo avance de la luchas. Algunos elementos podría agregarse entre los cuales el modelo de los PC’s estalinistas son su opuesto.

El plantear la cuestión de la conciencia es clave, como menciona el documento de la CCI pues si hablamos de un partido para inyectar la conciencia, (lo que justifica a los partidarios de esta inyección por medios represivos) o la de contribuir a la conciencia en la clase misma, desde su sector militante que prepara la dimensión teórica.

El partido no puede sustituir a la clase, la dictadura del proletariado no es la dictadura de un partido, estas son algunas cuestiones que son necesarias discutir para abordar el tema planteado particularmente ante las críticas en algún sentido justificadas contra el “partido” Para esto es necesario recoger la experiencia de la organización de la clase y su vanguardia a través de la historia.

Enrique
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://esclarecimiento.espanolforo.net
Anibal



Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 03/03/2011

MensajeTema: Re: Sobre el Partido - Tendencia Comunista Internacionalista   Vie Abr 01, 2011 9:45 am

Varias precisiones, constatables histórica y científicamente:
-Consejos obreros:
Han aparecido en diferentes momentos de la historia Consejos obreros, así como Consejos o coordinaciones de otras clases o sectores sciales ( por jemplo , de campesinos, de soldados).En la mayoria de los casos no han aparecido como órganos revolucionarios, sino como organismos de coordinación ( consejos de delegados obreros).En ellos se manifestaban las diferentes tendencias existentes y actuantes, no siendo ni todas revolucionarias ni mayoritariamente revolucionarias en todos los momentos.La burguesía, y en especial la pequeña burguesía, tenía su influencia, directa e indirecta.
Solo en algunos casos y momentos históricos los Consejos han llegado a ser órganos revolucionarios. ¿Cuando?:
como bien ha defendido la izquierda comunista del PC Italiano, cuando la mayoría de lo dlegados estaban en posiciones comunistas, CUANDO EL PARTIDO había conquistado " mediante su acción, su programa y su ejemplo la
mayoría"(Lenin).
En Rusia llegó a pasar eso, y Lenin y los suyos( como saben no sin fricciones y problemas, que el partido no es un ángel perfecto) supieron esperar y crear las mejores condiciones subjetivas para golpear cuando se tenia la mejor fuerza posible y el enemigo estaba en su peor momento.Sin embargo , por ejemplo en Alemania no se consiguió ésto.La mayoría de los representantes obreros siguió apoyando a la socialdemocracia de derecha (SPD)y a su centro ( USPD de Karl Kautsky).A pesar de que Spartakistas, otros internacionalistas y algunos anarco-comunistas peleaban , lo hicieon en minoría.Los Consejos de delegados obreros y soldados de Alemania no llegaron a tener una posición revolucionaria.Antes bien, se plegaron a las directrices socialdemórcratas de forma mayoritaria.Sin conquista de Consejos por el partido Comunista, éstos son " parlamentos obreros", en los que se expresa fácilmente la influencia burguesa.La revolución spartaquista fue derrotada y se produjo una terrible masacre.Los Consejos no reacionaron a favor de la revolución.SIGUIERON apoyando al SPD.
Si estas REALIDADES HISTORICAS no hacen reflexionaar, se debe al dogmatismo consejista y a los prejuicios antipartido, esencialmente.
Pero" la historia es la que es, no la que sueñan algunos".Marx...
-Partido.Momento de la creación.
Es un HECHO , también HISTORICO, que ha habido memomentos situaciones en las que el Partido ha surgido antes de un proceso revolucionario,. En otros casos al calor del mismo o muy poco antes.. El ciclo de la lucha proletaria no lleva ni el mismo ritmo ni tiene las mismas características que el de las minorias comunistas.
De la misma manera, es constatable que a pesar de haber fuerte derrotas , pasando la lucha obrra a niveles ínifmos , a veces el partido o las minorias comunistas siguen su curso, y en otros casos desaparecen.
El partido comunista de Rusia( bolchevique) no surgió en la revolución.Es el producto de años y años de esfuerzos,de luchas, de caidas policiales, de reconstrucciones de Comit´ñes y aparatos orgánicos, de disputas y peleas con otras tendencias, etc, etc.Todo ANTES de una revolucion.La IC PREVENIA al proletariado y a los comunistas del hecho de que la impreparación, las dudas, la desgana, los acuerdos tacticos equivocados con otras tendencias retardatarias , semi oportunistas o bien oportunistas al completo, hiciesen " retrasarse o gesterse defectuósamente" la aparición de POTENTES Y HOMOGENEOS PCs cuando la ebullición de la lucha de clases se desarrolla hacia enfrentamientos por el poder del Estado capitalista.
Engels dice , ante el surgimiento de Partidos obreros socialistas: "es conveniente aprovechar estos años relatívamente pacíficos, para organizar bien nuestra influencia en los partidos obreros".¿No debe hacer reflexionar todo ésto?
Si es posible dotarse de un partido antes, debe hacerse.Lo más importante son las condiciones de teoría, programa y capacidad política y revolucionaria geneeral que tenga tal partido.Ni apresuramiento infantil ni espera abúlica.

Os pido que consideréis los problemas en su REALIDAD HISTORICA .

-Sin entrar a fondo en el tema de la dictadura del proletariado, indicar que Marx hablaba de la dictadura REVOLUCIONARIA del proletariado.
La dictadura del proletariado no es revolucionaria por que que tod@s los representantes sean obrer@s.De la misma manera un comité de huelga integrado por obrer@s puede vender una huelga y colaborar,de la misma manera un partido de obreros puede traicionar la revolución o tener posiciones oportunistas.También un partido de intelectuales, formas mixtas, etc.
"El problema está en la línea del partido, no en su composición sociológica.Si no pone por delante los objetivo históricos del proletariado revolucionario, por muchos obreros que disponga, nada garantiza que no recaiga en viejas infecciones del movimiento obrero, como el Lasalleanismo"(Engels).
Os recuerdo que en la socialdemocracia muchos obreros querían un mejora del nivel de vida SIN CUESTIONAR el capitalismo.Derechistas, revisionistas y centristas daban cuarpo ideolñogico y programñatico a estas esperanzas proletarias.Lo que sucedio en la primera guerra mundial y luego en la lucha espartaquista, no venñia del vacio.
En la CNT española, por jemplo, muchos delegad@s y miembros eran proletarios.Ese mero hecho no da garantia de fidelidad revolucionaria.
En la revolución se opera una tranformacion en la clase, eso es evidente.Viene de una transformacion y puede generar otra cara al futuro.Pero mientras existen condiciones capitalistas la mayoria del proletariado no tiene posiciones comunistas, la ideologia dominante es la de la clase dominante, la burguesía.El partido es un contraveneno respecto a eso, anque no se un ente puro , al margen de la vida y las contradicciones sociales.
En Rusia, parte del problema revoucionario se da por las carencias de los Soviets ( Consejos).A nivel campaesino la mayoria s seguía siendo eserista, con influencias mencheviques y de otras tendencias pequeñoburguesas.Entre los obreros y soldados empezó a haber problemas, agravados por las muertes de muchos elementos de vanguardia en el frente.
El partido representaba lo mejor, más coordinado y centralizado del proletariado.Por tanto, fue normal, fue responder a una exigencia MATERIAL Y REAL, que tanto Lenin como Trotski defendieran que el partido representaba y ejercia la dictadura del proletariado."Si los Consejos fuesen más potentes, nuestro partido quedaría aliviado" dice Lenin.
No sucedieron los acontecimientos por una paranoia, afán de poder en astracto o espìritu sustituista de los bolcheviques, sino "por los problemas en la organizacion soviética de la clase obrera, en terribles condiciones internas y externas, pero tenemos el poder, le pese aquien le pese, y no vamos a cedérselo amáblemente a la burguesía"( Lenin, de nuevo).
-Kronstadt: hay mucho que hablar del tema y exige tiempo y espacio.Solo les pido que consideren què supondria hacer real una de sus reivindicaciones: "Elecciones a soviets SIN bolcheviques". Aceptar ésto era ceder el poder al contrarevolución, primero pequeño burguesa y luego, ésta lo más probable es que fuera barrida por la gran contrarevolucion blanca, con la degollina que se produciría.Os recuerdo que el Partido perdió a miles de compañer@ss y compañeras en las horcas , en los pelotones de fusilamiento ,enterrad@s viv@s o semienterrad@s hasta perecer, torturad@s ..
Se negoció con los sublevados de la base de Kronstadt, muchos de los cuales eran hijos o nietos de campesinos y venían de un permiso, viendo los que sucedia en el campo en la época del " comunismo de guerra " ( por IMPOSICION de las CONDICIONES TERRIBLES DEL MOMENTO).Transmitian las ilusiones y las frustraciones existentes en su medio, y las posiciones contrarevolicionarias de eseristas y menchviques, amén de los partidarios de soviets como parlamentos ( muchos anarquistas)..Así que entendamnos lo terrible que es una revolución, lo que genera, de forma materialista, no con esquemas y prejuicios del tipo que sean.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sobre el Partido - Tendencia Comunista Internacionalista   

Volver arriba Ir abajo
 
Sobre el Partido - Tendencia Comunista Internacionalista
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» El PP y el Partido Comunista de China aliados
» MANIFIESTO Y TEXTOS DEL GRUPO OBRERO DEL PARTIDO COMUNISTA RUSO (BOLCHEVIQUE).
» Chistes sobre el partido de ayer (R.M)
» José Saramago: "La izquierda ni piensa, ni actúa, ni arriesga una pizca"
» Difamación miserable y miseria de la difamación. Agustín Guillamón sobre la posición comunista internacionalista en la guerra de España.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Debates :: El papel de Partido Comunista dentro de la Revolución Proletaria Mundial-
Cambiar a: